TESTIMONIO DE EXPERIENCIA TCI. ANTONIA ESTEBAN. PSICÓLOGA CLÍNICA.

Cuando un hijo fallece es el sentimiento más desgarrador que puede sufrir un ser humano, no solo es antinatura sino que da fin al fruto de un acto de amor incondicional, a un proyecto de vida, de familia, de ilusiones truncadas… es un hachazo que te destruye como persona, como madre, como ser.
No terminaba de convencerme de que mi hijo hubiera desaparecido y mi corazón e intuición me decián que seguia vivo
a mi lado, y la experiencia me lo confirmó irrefutablemente, recibí un mensaje de mi hijo tras la sesión de TCI, fue una experiencia increible y única, vivida en el experimento Isabela.

TESTIMONIO ANA Mª BENÍTEZ BARÓ

Así mismo declaro que en ningún momento he pagado absolutamente nada, ni a la SCIP ni a Nacho Blasco, por la participación directa en cualquiera de las experimentaciones, es decir, no se me ha cobrado nada por hacerme personalmente una regresión o una transcomunicación o por recibir algún mensaje por parte de un médium, si alguna vez se me ha solicitado alguna aportación económica ha sido para sufragar los gastos del evento, sin conocer de antemano qué asistentes tendrían experiencias personales y quienes simplemente serían testigos de los experimentos que se realizaran.

TESTIMONIO DE MARÍA DEL CARMEN LÓPEZ SOBRE UNA SESIÓN DE TRANSCOMUNICACIÓN TCI

He participado en el experimento de Transcomunicación Instrumental, TCI, en dos ocasiones durante el fin de semana ya que quería establecer contacto con mis padres, ambos fallecidos. Puedo dar testimonio de haber conseguido, no solamente haber hablado con ellos, sino haber mantenido una conversación en la que me aportaban datos concretos y respuestas a las preguntas por mí planteadas, incluso mi padre llegó a decirme una frase muy personal que me solía decir en vida, nombrándome como él hacia ; reconocí su tono de voz, muy claro en alguno de los mensajes. La conversación fue presenciada y escuchada por mis compañeros en la sala. Esta experiencia, no solo ha sido un testimonio para mí real de la existencia de la vida más allá de la vida, sino que ha sido sanador, emotivo, tierno y maravilloso. Sólo tengo agradecimiento a todos aquellos que han hecho posible con su enorme trabajo hacer realidad lo que tantos seres humanos creemos, que la muerte no existe y que, en el más allá, están vivos. Gracias