TCI

Autor del artículo: Nacho Blasco, texto procedente de su libro ”La Prueba del Alma”.

La mayor recopilación de evidencias científicas a nivel mundial.

unnamed

La Transcomunicación Instrumental (en adelante TCI) es una modalidad de contacto con esa dimensión donde parece que se expresan las personas fallecidas.

Si en el fenómeno mediumnico el medio de comunicación con entidades espirituales es la persona con habilidades psíquicas, en la TCI el medio de comunicación aparentemente son los instrumentos tecnológicos. Algo que se descubrió hace décadas de forma casual, que comenzó a estudiarse de forma observacional y exhaustiva por el Dr. Konstantin Raudive, y que ha generado progresivamente mayor interés de la investigación experimental en los últimos años.

La técnica TCI se refiere a la captación de sonidos electrónicos en forma de “voces” que quedan registradas en distintos tipos de grabaciones de audio, así como en imágenes y vídeos, a través de sistemas electrónicos específicos. La tecnología TCI permite transformar en palabras o imágenes las energías o vibraciones que los seres fallecidos emiten con intención de comunicarse durante una sesión de Transcomunicación.

En mi recopilación realizada en LA PRUEBA DEL ALMA encontré 23 investigadores científicos que han experimentado y trabajado a lo largo de los años de distinta forma con el registro de sonidos y/o imágenes mediante dispositivos y sistemas electrónicos.

En mi investigación realizada destaca Anabela Cardoso, investigadora portuguesa del fenómeno TCI desde 1997, afincada actualmente en Galicia (España). En el 2000, Cardoso fundó la publicación “ITC Journal” (www.itcjournal.org). Esta investigadora ha publicado sus experimentos científicos llevados a cabo entre 2008 y 2009, con metodología controlada y diversos operadores técnicos.

Destaca también en mi investigación, la investigadora Sonia Rinaldi que lleva más de 30 años experimentando con diversas tecnologías TCI desde Brasil. Rinaldi es presidenta del “Instituto de Pesquisas Avançadas em Transcomunicaçao Instrumental” (www.ipati.org), y ha realizado múltiples investigaciones junto a diversos científicos, incluyendo llamadas telefónicas con entidades en otros planos de existencia. Ha elaborado una técnica rigurosa y controlada para sus grabaciones, que es reconocida a nivel mundial.

Merecen mención las investigaciones técnicas en TCI de los científicos König y Senkowski. El investigador y físico alemán Hans Otto König lleva 48 años desarrollando dispositivos nuevos, cada vez más avanzados, para comunicarse con seres de otras dimensiones. Los hallazgos de sus investigaciones son de gran interés para el mundo científico, disponiendo de más de 45.000 mensajes recibidos del mundo espiritual [29]. Por su parte, el físico alemán Ernst Senkowski es considerado por sus colegas el mayor experto mundial en TCI, realizando múltiples investigaciones independentes en este campo, y llegado a afirmar: “Durante más de veinte años de exploración intensa de los temas de supervivencia, en los que siempre estuve acompañado por mi esposa, me he formado la convicción de la existencia de otra vida.” [30]). Para Senkowski la comunicación con los muertos es posible tecnológicamente: los ordenadores y los vídeos se han mostrado como canales eficaces y demostrativos de la existencia de alguna forma de vida más allá de la muerte.

tci

Mi equipo científico de investigación dispone de diversas experiencias directas y personales de TCI, tanto de audio como de video, realizadas en el laboratorio de la Sociedad Científica SCIP.

Desde este laboratorio se ofrece comunicación TCI a todas las personas interesadas en contactar con sus familiares fallecidos. Igualmente, nuestro equipo ha acumulado experiencias TCI a través de las reuniones periódicas denominadas Experimento Isabela. En estas sesiones reunimos diversos experimentadores y personas interesadas en las manifestaciones psíquicas y la comunicación con personas fallecidos. Hasta la fecha se han realizado 4 reuniones experimentales, y sus participantes más de 100 personas han sido testigos directos de las experiencias, imágenes y audios de las TCI obtenidas durante algunas de estas experiencias.

Experimentar una comunicación TCI suele resultar sorprendente y desconcertante para muchas personas. Generalmente produce sensaciones de bienestar y tranquilidad, al permitir comunicarse con los familiares o conocidos que murieron. También afecta al sistema de creencias sobre la muerte de las personas que participan en estas experiencias, ampliando su percepción de la realidad, de la conciencia, y acercándolas a algo que va más allá de lo aceptado, significando que hay una continuidad en la vida mucho más ampliada a lo que habitualmente se piensa.

Sin embargo, fuera de estos efectos beneficiosas subjetivos, desde una perspectiva científica, de evidencia, el reto está en saber qué ocurre durante una TCI, independientemente de que las “voces” y/o imágenes sean reconocibles. A día de hoy se han ensayado varias explicaciones, pero de forma objetiva y reconocida ampliamente, no se sabe exactamente qué ocurre ni cómo ocurre una experiencia TCI. La física cuántica postula que no existen fenómenos sin la intervención de un sujeto mental, y esto ya nos señala que la TCI no sólo es cuestión de tecnología. El investigador y la entidad comunicante son a la vez transmisor y receptor, y junto al dispositivo técnico, forman una unidad de resonancia armónica que hace posible la comunicación.

Se ha postulado que el concepto campo de información o Campo A de Ervin László, podría ser un marco explicativo para el fenómeno TCI. Todas las sensaciones, percepciones, emociones, pensamientos y acciones que hemos hecho y hacemos generan unas ondas de tipo informacional, las cuales se propagan en el Campo A de László, e interfieren con los frentes de ondas generadas por otras personas. Para Senkowski, los transcontactos instrumentales presentan el aspecto de ser estructuras ajenas a nuestro mundo e independientes de él: estructuras que están más allá de nuestra propia creación.

En las sesiones TCI realizadas por este equipo de investigación, a pesar de que la velocidad de cambio en las frecuencias de barrido haga imposible que se sintonice una frecuencia de una emisora normal, y que el contenido sea inteligible (se cambia la frecuencia entre 3 y 20 veces por segundo, e incluso se mezclan frecuencias de AM y FM) y, a pesar de la celeridad del cambio, las frases registradas son comprensibles en una primera impresión. Para más confirmación en algunos casos han repetido las frases. Lo que deja la probabilidad de resultado aleatorio fuera de posibilidad. Adicionalmente, el hecho de poder eliminar la curva de ruido de las bases y que se mantenga la voz, evidencia que hay una intervención sobre el sonido, situando el nivel energético de la voz emergente por encima del ruido de base.

Adicionalmente, por parte del analista TCI no ha existido ningún conocimiento previo de la información aportada por el consultante. Incluso, se ha encontrado que los resultados de unas grabaciones por ordenador y de otros equipos (como la grabadora frente al ordenador) han resultado coherentes unos con otros.

Autor. Nacho Blasco.