Experiencias Fuera del Cuerpo
Sueños Lucidos

SUEÑOS LUCIDOS

Uno de los caminos para acceder a la expansión de la conciencia, y con ello al contacto o aproximación con una dimensión no material de nuestra existencia, son los Sueños Lúcidos (SLD en adelante), y las Experiencias Fuera del Cuerpo (EFC en adelante).

Las experiencias conscientes fuera del cuerpo u EFC son situaciones que se experimentan en primera persona, se viven como reales, y llevan al experimentador a una dimensión no material de la propia existencia. El fenómeno EFC, también llamado proyección o viaje astral, se conoce desde hace siglos y en todas las civilizaciones.

Todas las personas nos desconectamos de nuestro cuerpo físico cada noche, desprendiéndose nuestra conciencia del cuerpo físico. Este es un fenómeno natural que ocurre cada vez que dormimos. Algunas personas viven estas experiencias EFC de forma consciente y las pueden provocar a voluntad. En cierto modo, podría considerarse como una muestra diaria de cómo será nuestra Conciencia en la desconexión del cuerpo físico tras la muerte.

Las experiencias conscientes fuera del cuerpo u EFC son situaciones que se experimentan en primera persona, se viven como reales, y llevan al experimentador a una dimensión no material de la propia existencia. El fenómeno EFC, también llamado proyección o viaje astral, se conoce desde hace siglos y en todas las civilizaciones.

Todas las personas nos desconectamos de nuestro cuerpo físico cada noche, desprendiéndose nuestra conciencia del cuerpo físico. Este es un fenómeno natural que ocurre cada vez que dormimos. Algunas personas viven estas experiencias EFC de forma consciente y las pueden provocar a voluntad. En cierto modo, podría considerarse como una muestra diaria de cómo será nuestra Conciencia en la desconexión del cuerpo físico tras la muerte.

Según señala Mota-Rolim y su equipo [33], los SLD son experiencias espirituales exploradas desde hace miles de años en muchas tradiciones culturales y religiosas. Esta evidencia apoya la idea de que los SLD son, como las EFC, naturales en el ciclo del sueño humano, y suelen producir experiencias de significado espiritual, incluso en personas que no son religiosas. La conciencia durante el SLD produce sentimientos de profunda admiración sobre la propia existencia y el cosmos.

Para el psicólogo clínico Green los sueños lúcidos tienen un enorme potencial para investigar los fenómenos ECM y ELM, así como convertirse en un método para prepararse para el tránsito hacia la muerte que todos tendremos que realizar.

En nuestra experiencia, conocemos de primera mano que durante un SLD y EFC la conciencia se manifiesta como cuerpo sutil, que se experimenta en otra dimensión no local, quedándose conectada con el cuerpo físico a través del cuerpo energético, que se asemeja al concepto metafísico del “cordón plateado”. Este cordón energético, se considera como una especie de “enlace” entre dos dimensiones: la física y la etérea. Cuando una persona muere en su cuerpo físico, este cordón plateado de energía sutil se desprende del cuerpo y se va con la Conciencia de la persona que dejó su cuerpo físico.

Somos conocedores de la posición de la ciencia bajo el paradigma materialista sobre estos aspectos de conexión energética. Sin embargo, como señalan Abreu y cols. la interpretación predominante psicobiológica resulta reduccionista y no da cuenta de la variedad y diversidad de personas completamente sanas que experimentan estos fenómenos, ni tampoco explica los fenómenos de precognición ni visión remota que a veces se experimentan en un EFC o SLD. La ciencia experimental se mueve entre instrumentos físicos y paradigmas materialistas, positivistas y reduccionistas. El enfoque científico tradicional no es suficiente, y resulta un importante handicap para conocer estos fenómenos de expansión de conciencia más allá del cuerpo, ya que separa el objeto de estudio del investigador, lo que resulta en un serio condicionante cuando se trata de estudiar la conciencia cuyos aspectos subjetivos son más ricos y complejos que los correlatos que se puedan medir objetivamente.

La investigación de los fenómenos EFC y SLD requiere un cambio de paradigma que considere como válidas científicamente la investigación en primera y segunda persona en relación con estas experiencias de conciencia, y que pueden ser complementarias de los estudios de laboratorio o clínicos realizados por terceras personas. Tal paradigma ha sido propuesto por el brasileño Waldo Viera en la década de los 80, y adoptado por la International Academy of Consciousness, el cual postula que el investigador puede ser a la vez agente de estudio, objeto de estudio e instrumento de investigación. La objetividad se consigue mediante la implicación y comprobación de otros auto-investigadores que consensuan o rechazan la experiencia individual.

Algunos miembros de nuestro equipo han experimentado con estos fenómenos a lo largo de los años, considerándolos una capacidad inherente del ser humano. Con estas experiencias podemos explorar y realizar investigaciones en otras dimensiones, siendo la proyección de la conciencia fuera del cuerpo una potente herramienta de investigación en este ámbito. Nuestras experiencias se pueden consultar Investigaciones de esta web, siendo muchas de ellas producidas voluntariamente como fruto de un trabajo personal, aprendiendo con la práctica a tener control de los pensamientos, las emociones y las energías. Con la práctica hemos aprendido a entender y controlar las sensaciones que producen, que son particularmente intensas al comienzo de la “desconexión”, ya que aparecen vibraciones intensas, ruidos explosivos en la cabeza, sensaciones de succión, incluso parálisis. A través de estas experiencias consideramos que se puede acceder a importantes discernimientos, así como madurar y evolucionar espiritualmente en el conocimiento de la propia Esencia.

No tenemos duda de que la experiencia de muerte física es similar en muchos aspectos a la EFC y al SLD, ya que en estos fenómenos se transita paso a paso por los mismos estados de conciencia que resultan de la desconexión con el cuerpo físico, como nos muestras los estudios de ECM y de ELM.