morir para sentirse vivo

INVESTIGADORA SONIA RINALDI

Sonia Rinaldi cuenta con una experiencia de más de 20 años de investigaciones en Transcomunicación Instrumental (TCI). Lidera la mayor asociación de TCI en Brasil, con cerca de 700 miembros.

Ha publicado varios libros como “grabando voces del más allá”, ha recibido el premio internacional Hedri Prize de la Fundación Suiza de Parapsicología. Fundó la Asociación Nacional de Transcomunicadores y el Instituto de Pesquisas Avanzadas en Transcomunicación Instrumental. Su Tesis de doctorado ha sido aceptada por la Pontificia Universidad Católica de São Paulo tras serias dificultades.

La TCI es un recurso que permite la comunicación entre seres encarnados y desencarnados, y puede ser utilizada como prueba científica de que realmente la muerte no existe. Su trabajo está basado en control científico, con la participación de ingenieros, físicos y matemáticos, todos doctorados. La TCI es un recurso que permite la comunicación entre seres de diferente dimensiones por medio de aparatos electrónicos, como radios, grabadoras, teléfono, ordenador, televisión. A través de estos medios las personas desencarnadas pueden transmitir mensajes a sus seres amados, así como darnos la certidumbre de que la vida continúa en otra dimensión, y quien sabe, ofrecer un nuevo rumbo a la humanidad.

En reuniones públicas en Brasil y Estados Unidos gran número de miembros y visitantes han recibido respuestas directas de sus seres amados desde el mundo espiritual.

La información más reciente de su investigación puede ser leída en inglés en el portal de su Asociación Nacional de Transcomunicadores. Su portal contiene declaraciones emitidas por la universidad más respetada de Brasil, la Universidad de San Paulo.

Recientemente el Instituto de Ciencias Noéticas (una organización fundada por el antiguo astronauta lunar Ed Mitchell para hacer un puente entre la religión y la ciencia) anunció que trabajará con la Dra Rinaldi en un proyecto para examinar las afirmaciones de TCI.  Mitchell decidió formar el grupo después de una experiencia espiritual mientras caminaba en la luna hace 25 años. Hoy el IONS, con sede en California, está dirigido por Winston Franklin, Presidente, y está compuesto de aproximadamente 50,000 miembros de todo el mundo, incluyendo a algunos de los mejores científicos. El IONS diseña y financia varios proyectos de la investigación científica más avanzada.

A pesar de haber miles de experimentadores haciendo contacto a través de los Fenómenos de la Voz Electrónica (usando grabadoras de cinta) hay solamente unos pocos experimentadores que pueden lograr contacto a través de la Transcomunicación Instrumental. De acuerdo con los que trabajan en ese campo, eso se debe a que la TCI solamente puede funcionar mediante la cooperación de dos equipos de científicos dedicados, uno en la Tierra y otro en el lado de los espíritus.

Sonia Rinaldi escribe en la Asociación Nacional de Transcomunicadores,  que su equipo trabajó tres años sin ningún éxito hasta que fueron capaces de atraer las energías de un grupo de científicos en el mundo de los espíritus liderados por el Dr. Roberto Landell de Moura, uno de los primeros pioneros de la radio.

Todos los experimentadores trabajando en TCI atestiguan de la importancia de la armonía, unidad, motivación altruista y ausencia de ego, así como de un deseo apasionado por hacer contacto y un constante recuerdo favorable de la persona fallecida con quien hubo una fuerte atracción emocional.